José María Cruz Novillo: “Cuenca es mi alma”

Cruz Novillo retratoÁgueda Lucas. El pintor, escultor y diseñador conquense es uno de los grandes referentes del diseño y prueba de ello son algunos de sus logotipos, mundialmente conocidos como el de Repsol YPF, el de Correos,  Comunidad de Madrid, COPE, entres muchos otros. Eso sólo por destacar alguna de las múltiples facetes de este gran artista. Ha recibido el Premio Nacional de Diseño en 1997, Premio LAUS en 1978, Premio Castilla-La Mancha de Diseño en 2008 y ha sido recientemente laureado con la Medalla de Oro al Mérito de las Bellas Artes. En 1999 fue el cartelista de la Semana Santa de Cuenca.

¿Se considera más diseñador, pintor o escultor? ¿Y por qué?

Creo que soy las tres cosas, y estoy empezando a considerarme también músico.

Defínase en tres palabras.

Pepe. Cruz. Novillo.

¿Qué papel juega la formación académica en la vida de un artista? ¿Existe el artista sin formación?

Suelo decir que el arte no se puede enseñar, pero sí se puede aprender. Y creo que sólo se puede aprender siendo muy ávido de todas las fuentes, no necesariamente sólo la pedagógica.

¿Qué es el diseño gráfico y qué representa para usted?

Es una forma de participar en la creación de eso tan interesante que son las identidades sensoriales perceptivas.

Las nuevas tecnologías forman ya parte de nuestra vida, pero ¿son necesarias para el diseño?

Para mí, son necesarias en todo lo previo al acto de diseñar, y en algunos aspectos también en todo lo posterior al acto de diseñar, pero creo que el propio acto de diseñar no necesita para nada a las nuevas tecnologías.

¿Cree que hemos antepuesto la tecnología a la hora de crear en cualquier campo?

No lo creo, y desde luego no sería mi caso.

Usted dijo en una entrevista en TVE que “el diseño en general y el diseño gráfico concretamente es una herramienta ideal para modificar los entornos”, ¿qué entornos quiere modificar usted?

Leí hace tiempo una frase, creo que del arquitecto Óscar Tusquets, que más o menos decía que, puesto que vamos hacia la catástrofe, hacia el Apocalipsis, vamos a hacerlo al menos en el ámbito más agradable posible. Coincido con Tusquets, creo que lo que estamos haciendo es maquillar el desastre, y me he tomado este trabajo con mucho interés. Me divierte y me anima mucho el acto de vivir.

¿Necesita un artista exponer su obra?

Yo creo que sí, que aunque a veces no lo queramos reconocer, todo lo hacemos para que sea percibido. Filosóficamente me considero un idealista empírico, y creo que tanto la vida misma como todo lo que sucede en ella sólo existe cuando es percibido.

Ha creado muchos logotipos y ha recibido numerosos premios, como el Premio Nacional de Diseño, ¿qué significa un reconocimiento así?

Una gran alegría en primer lugar, y una forma de constatación de cierta justicia cósmica que resulta muy agradable.

¿Qué experimenta cuando va por la calle por ejemplo y se encuentra con una obra suya, con algo creado por usted?

La mayor parte de las veces siento satisfacción y felicidad, aunque otras veces, por suerte pocas, más bien siento arrepentimiento.

Si tuviera que elegir una, ¿cuál sería su obra favorita?

Llevo una temporada en que pienso que mi trabajo favorito es haber elegido el color azul para los uniformes del Cuerpo Nacional de Policía.

¿Cuál es el verdadero reto a la hora de “enfrentarse” a un trabajo o encargo?

Ser capaz de crear algo que no existe.

También se ha dedicado al diseño publicitario, en este sentido ¿en qué se diferencia la publicidad de hoy en día con la de hace 40 años?

La publicidad no creo que se diferencie demasiado. Ahora bien, los entornos de esa actividad han cambiado radicalmente, y en algunos aspectos no necesariamente de manera positiva. Yo tengo nostalgia de los creativos que había cuando comencé a trabajar en una agencia de publicidad, a finales de los años cincuenta.

En tiempos de crisis como los que vivimos, ¿qué lugar cree que debe ocupar la cultura?

Primordial, debe ser el continuo acompañante de todos los demás órdenes de la vida. No hay ninguna causa que justifique que no sea así.

¿Considera que hay oportunidades para los jóvenes que desean iniciar su carrera como artistas?

Sí. Creo que hay más oportunidades que nunca.

¿Cree que el público, la gente, tiende a menospreciar el papel de los artistas?

Creo que no. Un artista, sólo por el hecho de ser denominado con esa palabra, está siendo objeto de una discriminación positiva. Es un halago, ser denominado artista es ya una forma de reconocimiento.

En Cuenca existe la escuela de Artes que lleva su nombre, ¿qué espera de esta escuela? ¿qué le gustaría que fuera?

Tengo muy buenas referencias sobre ella como centro de formación, y me gustaría darle nombre a una de las mejores escuelas de España, cosa que seguramente no está muy lejos de la realidad.

¿Qué supone Cuenca para usted?

Es una especie de conjunto de todo lo que más quiero del mundo, el contenedor de buena parte de mi vida sentimental, empezando por supuesto por mi familia. Estos últimos años he ido menos, pero Cuenca es mi sitio, el lugar al que pertenezco.

¿Es Cuenca una ciudad cultural?

Sí, sin duda. No solamente por su belleza natural o arquitectónica, sino porque debe existir algún tipo de fermento que hace que todas las actividades culturales que se producen allí adquieran una muy peculiar calidad.

Defina Cuenca en una frase.

Cuenca es mi alma.

Algunas muestras de creaciones de José María Cruz Novillo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s